Turismo Sostenible

Satour participa en la #COP25 de la mano del Instituto de Turismo Sostenible.

Satour participa en la #COP25 como consultora especializada en turismo sostenible.

Que el turismo será sostenible o no será es algo que ya nadie discute.

Cuando se cumplen ahora cuatro años desde la aprobación de la Agenda 2030 de Desarrollo Sostenible, en septiembre de 2015, nos encontramos en un momento clave para el planeta como ecosistema global, tanto por la biodiversidad que acoge como para las personas que lo habitamos. Los desafíos sociales y ambientales son tan enormes y complejos que necesitan una acción urgente y coordinada. Las decisiones y actuaciones ante esos retos van a condicionar la supervivencia de nuestra especie.

Sin duda, el turismo es uno de los motores de desarrollo de mayor relevancia tanto en España como a nivel mundial. Es quizás la industria que presenta los índices de crecimiento más llamativos, tanto en relación con el número de turistas como por su contribución al PIB de muchos países. Pero este crecimiento se encuentra en la encrucijada de llevarse a cabo aplicando criterios de sostenibilidad o, por el contrario, contribuir a hacer de nuestro planeta un destino cada vez más insostenible. La implicación del sector turístico en la consecución de los 17 ODS puede desempeñar un importante papel para implicar a las nuevas generaciones en un escenario de sostenibilidad que exige la implicación y participación colectiva.

El turismo es un sector fuertemente involucrado en el cumplimiento del ODS 13, tanto por la producción de gases de efecto invernadero como por los impactos que tiene el cambio climático sobre los activos turísticos.

El mito de la “industria sin chimeneas” ha de revisarse profundamente, así como el hecho de que el turismo crea empleo no debe anteponerse radicalmente a las consideraciones sobre los impactos que se generan y a los recursos que se consumen. También porque los efectos del cambio climático en los destinos, muy a menudo, recaen sobre las franjas poblacionales más débiles, minando el cumplimiento de muchos otros ODS.

El turismo es altamente dependiente del consumo de energía y, en particular, de energía procedente de fuentes fósiles, con el transporte aéreo y terrestre en primer lugar, pero también en los alojamientos, convirtiéndose en responsable directo de un 14% de las emisiones globales. Además, el consumo en el destino contribuye indirectamente a elevar aún más ese porcentaje (ganadería, pesca, importaciones, etc.).

Así pues, el turismo contribuye al cambio climático y a la vez se ve afectado por el mismo. Por ello, redunda en el propio interés del sector que este tenga un papel protagonista en la respuesta global al cambio climático. Los destinos deben constituirse como un escenario de la batalla contra el cambio climático. Para ello es preciso compartir activos, y movilizar los recursos y la capacidad de innovación de este sector, así como crear marcos favorables para las iniciativas bajas en carbono de turismo vacacional compatible con el clima en ámbitos clave como la movilidad sostenible, la eficiencia energética y las energías renovables.

 

Roberto Álvarez, Gerente de Satour en la COP25

 

 

Patricio Azcárate y Roberto Álvarezen la COP25

Deja un comentario